De hecho, Kenia ha sido un importante productor mundial de café durante más de 100 años. Aunque la planta no se presentó a la nación hasta finales del siglo XIX, el historial del café de Kenia proliferó en los años siguientes.

Sin embargo, en las últimas 3 décadas, las cifras de producción han caído como consecuencia de la inestabilidad de las tarifas, un espacio generacional y también problemas relacionados con el clima del país. En 1986, las estimaciones de los seguros afirman que Kenia constituía alrededor del 3,1% de todo el café cultivado en el planeta. Hoy, esa cifra ha subido alrededor del 0,5%.

Desde el comienzo del declive, ha habido una serie de esfuerzos por parte de organizaciones de campo tanto públicas como personales para renovar la industria. La mayoría de ellos no han tenido éxito. Se han dilapidado miles de millones de chelines kenianos y los caficultores han sufrido. Algunos incluso han optado por abandonar la producción de café por completo tratando de encontrar ingresos aún más estables.

No obstante, en medio de la imprevisibilidad, algunos productores de café han estado descubriendo nuevos métodos para reactivar la fabricación de café. Una técnica que realmente ha sido efectiva es el esfuerzo "Nyumba Kumi Kahawa". Siga leyendo para leer más sobre lo que implica.

Del mismo modo es posible que al igual que nuestro artículo sobre t él nula generación en la producción de café de Kenia .

Orígenes: El primer esfuerzo de Nyumba Kumi Implicando “10 residencias” en swahili, la política de Nyumba Kumi se presentó al principio como una versión de la policía comunitaria. Fue diseñado para coincidir con el plan de protección del gobierno de Kenia.

La iniciativa se lanzó como una forma de enfrentar la violencia física. Reunió equipos de 10 familias para formar una especie de vigilancia de protección del vecindario que sin duda disolvería cualquier tipo de enfrentamiento.

En 2017, un pequeño equipo de agricultores tomó prestado del esfuerzo de Nyumba Kumi en un intento por renovar el cafetal de la nación. La idea era comparable: los fabricantes de café del vecindario ciertamente se unirían en grupos para sostenerse unos a otros.

Después de un comienzo moderado, la variedad de fincas en estos equipos aumentó constantemente a 3, luego a cuatro, después a 5, luego a 10. Estos grupos comenzaron a buscar estaciones de lavado para refinar su café en grupos, uniendo sus fuentes para mantener precios manejables para todos y cada uno de los participantes.

Las autoridades culturales examinaron los ranchos de los grupos Nyumba Kumi Kahawa como parte de las demandas de admisión. Se sorprendieron al descubrir que estaban bien organizados, además de crear café de alta calidad. Hasta ese momento, el área que representaban tenía mala reputación por desertar y hacer caso omiso de sus ranchos cafeteros.

Los miembros de Nyumba Kumi Kahawa luego buscaron una sociedad de agricultores, que aceptó ayudarlos a procesar, comercializar y exportar cafés. A cambio de la suscripción, la sociedad garantizó que abordarían las tareas de procesamiento y venta.

Esta era una perspectiva llamativa para los agricultores de Nyumba Kumi Kahawa, ya que la sociedad exportaba café directamente a un importante importador europeo.

Peter Gicuki es un miembro joven de la iniciativa Nyumba Kumi Kahawa. Afirma que hasta que se creó el equipo, estaba al borde de abandonar la producción de café por completo.

Dado que el espacio generacional en la fabricación de café en Kenia es actualmente una preocupación importante , esta iniciativa le mostró a él y a otros agricultores jóvenes que había potencial para su rancho. Le reveló que había otros en su ubicación con los que podía trabajar junto.

“Cuando heredé mi finca cafetalera, mi impulso inicial fue desarraigar toda la hacienda y plantar varias otras plantas”, afirma. “Ahora me alegro de no haberlo hecho. El café está pagando todas mis facturas y ahora puedo llevar una vida mucho mejor ".

Desafíos para los productores de Nyumba Kumi Kahawa Independientemente del progreso realizado por los fabricantes en estos equipos, el sector del café en Kenia todavía enfrenta una variedad de desafíos. En particular, la mayoría de las selecciones de café expandidas en Kenia siguen siendo extremadamente vulnerables a las enfermedades y también a los insectos. Los episodios de corrosión por hojas caídas del café son especialmente comunes. Provocada por los hongos Hemileia vastatrix, la corrosión de las hojas de café puede arruinar ranchos enteros de café. Si bien se cree que proviene de África Oriental , ahora es muy frecuente en todo el mundo; en 2012, se declaró una epidemia de corrosión por hojas caídas del café en América Latina y el Caribe.

El trabajo que entra en la regulación y protección contra la roya del café eventualmente conduce a mayores gastos de producción para los agricultores. Deben dedicar mano de obra y también otras fuentes para mitigar su propagación (comúnmente replantando plantas infectadas con cruces resistentes a enfermedades) o corren el riesgo de perder toda su cosecha.

Sin embargo, estos precios de producción más altos no se traspasan al consumidor incluso si la variedad es resistente a las enfermedades. En cambio, son los productores los que pagan inevitablemente.

Para hacer frente al problema de la corrosión de la hoja de café, las iniciativas acumuladas del café de Kenia han provocado una técnica llamada "trabajo superior".

El trabajo superior es una técnica de proliferación vegetativa en la que los productores transforman árboles de arábica completamente desarrollados de selecciones más susceptibles en variedades modernas resistentes a enfermedades, como Ruiru 11 o Batian, sin replantar ni arrancar de raíz.

Esta es una práctica típica entre los agricultores de Nyumba Kumi Kahawa, ya que es bastante asequible y mantiene la cosecha desde el árbol inicial hasta que está listo para ser podado.

Un desafío más es el transporte de plantas desde los ranchos hasta la estación de limpieza. Muchos miembros de Nyumba Kumi Kahawa están muy lejos de la terminal utilizada por la sociedad de agricultores, que además incluye en el precio de fabricación.

La sociedad ha descubierto una forma de evitar esto. Restan un pequeño porcentaje del último precio de venta a cambio de trasladar las cerezas de los agricultores a la terminal de limpieza.

La cultura envía vehículos para recolectar las cerezas de cada uno de los grupos separados de Nyumba Kumi Kahawa. A cada grupo se le asigna un punto de encuentro designado. La sociedad recolecta las cerezas y luego las procesa de manera centralizada.

De hecho, se ha comprobado que este es un método de funcionamiento mucho más duradero tanto para los agricultores como para la sociedad. Demuestra cómo la asociación y el entendimiento mutuo han dado lugar a una relación más eficaz.

Asimismo, ha alentado a las personas a reevaluar su visión de la fabricación de café como una forma duradera de ingresos. Julius es un agricultor de 26 años que se unió recientemente al esfuerzo. Afirma que antes de Nyumba Kumi Kahawa, nunca creyó que ciertamente sería factible cultivar café.

“Simplemente arrendé un rancho desierto por 6 años y ya terminé con la limpieza y el cultivo de 135 plántulas SL-28”, afirma. “Deseo tener 65 años cuando empiecen las lluvias”.

Nyumba Kumi Kahawa: el futuro Para los fabricantes de café de Kenia, las ventajas de la campaña Nyumba Kumi Kahawa son claras. En los próximos meses y años, los miembros piensan que

La iniciativa simplemente se extenderá más y se hará más fuerte. Afirman que los agricultores más jóvenes están comenzando a renovar su interés en la fabricación de café, así como también están descubriendo medios nuevos y extra sostenibles para cultivar café.

Los creadores de Nyumba Kumi Kahawa todavía sienten que tienen trabajo por hacer. El precio de la caída se ha estabilizado, la producción de café volvió a caer en la cosecha 2019/20. Todavía no se acerca al resultado de hace unas décadas.

En el condado de Machakos, a unos 63 km al sureste de Nairobi, más del 75% de los agricultores que estaban activos en la década de 1980 han renunciado por completo a la producción de café y también han pasado a otras plantas.

Para los grupos Nyumba Kumi Kahawa, es extremadamente importante continuar instando a los agricultores a unirse y desarrollar sus propios grupos de diez.

John Mwangi es solo uno de los fundadores de la campaña. John me dice que, en particular, se centran en las generaciones más jóvenes. Dice que los están motivando a "abrazar un nuevo amanecer" de la producción de café.

“Ha sido una pelea desde el principio y, en ocasiones, pensamos que era ineficaz”, dice John. “Pero cuanto más amarga es la pelea, más dulce es el éxito. No nos rendiremos hasta que se comprendan nuestros sueños ".

La fabricación de café en Kenia ha experimentado en los últimos años. Tan pronto como se considera una planta de dinero en efectivo crucial, las condiciones, las preocupaciones climáticas, la brecha generacional y la inestabilidad de los costos han hecho que la fabricación de café sea principalmente insostenible para los agricultores que dependen de ella.

No obstante, el arduo trabajo y los esfuerzos de los grupos de Nyumba Kumi Kahawa en los últimos años han demostrado que se puede inyectar una nueva vida directamente en la industria del café de Kenia.

No solo han encontrado medios mucho más efectivos para acceder a programas de ayuda técnica, reducir sus gastos y defenderse de las condiciones, sino que también han revivido el entusiasmo por la fabricación de café entre las generaciones más jóvenes. Y también, como establecen estos grupos, la prueba de que la fabricación de café de Kenia está en camino hacia la recuperación simplemente crece.

¿Apreciado esto? Después de eso, consulte nuestra guía sobre la producción de café de Kenia .

Historial de crédito de imagen:

Datakid Musicman, Peter Gakuo Perfect Daily Grind ¿Tiene la intención de leer más artículos similares a este? ¡Suscríbase a nuestro boletín electrónico!


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *